La comprensión de la muerte es un concepto sujeto a nuestras creencias y entorno cultural que varía según nos enseñen a convivir con ella. Por eso es tan importante cómo acompañamos este proceso junto a nuestros hijos, pues su relación con este hecho inevitable estará formada por lo que vea desde su niñez.

Desde nuestro mundo occidental, que tiende a verlo como un proceso de pérdida, es necesario comprender cómo lo vamos asimilando a medida que crecemos para poder ayudar a nuestros peques ante la muerte.

Aquí te comparto algunos de los comportamientos regulares de los niños ante este hecho y cómo va evolucionando a medida que crecen:

  • Los bebés pueden notar la ausencia y expresarla con llanto. Recordemos que a partir de los 6 meses ya conocen el concepto de permanencia, por tanto tendrán que lidiar con sentimientos de tristeza y ausencia también, aunque a veces no sean capaz de reconocer el sentimiento específico que están viviendo.
  • Los preescolares viven la muerte como un estado reversible y esperan, como en las caricaturas que ven, que el ausente vuelva y regrese a sus vidas en algún momento. Pueden sentirse culpables y preguntarse si algo que hicieron tuvo que ver con el fallecimiento y con que esa persona ya no vuelva a estar con ellos. Este sentimiento de culpa es una de las señales que hay que atender para que no se convierta en un sentimiento permanente que afecte la salud emocional del niño.
  • Los escolares ya comprenden que la muerte es un estado permanente, hacen muchas preguntas sobre el proceso y temen por su propia muerte o la de algún ser querido. Aquí ya empiezan a ser mucho más conscientes de lo que esto representa y pueden entender mejor el concepto.
  • Los adolescentes ya han integrado las experiencias anteriores y del entorno. Cada experiencia les muestra su propia vulnerabilidad por lo que pueden temer por su vida o querer cuidarse aún más.

Sea cual sea la etapa evolutiva de nuestros hijos, seamos fuente de explicaciones certeras y comprensión. Entendiendo que este es un proceso natural y aprendiendo a despedir con amor a nuestros seres queridos recordando siempre los Buenos momentos y atesorando las memorias que nos quedan.

En el Encuentro Digital “Separaciones, enfermedades y duelos” conversamos sobre este tema y te comparto información y herramientas valiosas para acompañar a tus hijos (y a ti) en estos momentos de dolor que ya han vivido o que llegarán en algún punto de su desarrollo.