Recargando la Paciencia

Con frecuencia escucho –y me he escuchado– diciendo “no puedo más, estoy agotada, necesito vacaciones”, acto seguido nos largamos en una retahíla de situaciones que, ciertamente, justificarían una larga vacación sin responsabilidades ni solicitudes.