Planificar la comunicación de acuerdo con tu ciclicidad

Planificar la comunicación de acuerdo con tu ciclicidad

Holanda Castro (@clubparamamas) Al conocer la ciclicidad femenina, tendrás acceso a un mundo de información sobre ti misma que te ayudará a planif

Astrología: Los eclipses prenatales
Psicología femenina: La búsqueda de sí misma
Astrología: el signo lunar y la alimentación emocional

Holanda Castro

(@clubparamamas)

Al conocer la ciclicidad femenina, tendrás acceso a un mundo de información sobre ti misma que te ayudará a planificar y utilizar mejor tus energías. Realmente, tenemos siempre la intuición o la sensación de que estamos más dispuestas para ciertas cosas en unos momentos y no en otros, pero no llevamos un registro o no reparamos en escuchar nuestro cuerpo. Pues te cuento que es posible, siempre lo ha sido, sin tener que observar más allá de tu periodo o la fase lunar.

Recuerda que son (mínimo) 4 fases: nueva, creciente, llena y menguante. Estas fases lunares pueden metaforizar cualquier proceso: concepción, crecimiento, plenitud y cierre, y por lo tanto, cómo piensas, das o recibes información, solicitas cosas, etc.

Durante tu energía de primavera, la que se presenta después de la menstruación o durante el cuarto creciente (tú podrás identificar otro momento en el que te alinees con esta energía) es el tiempo propicio, ni muy introspectivo, ni muy volcado hacia los demás, para comunicar. Serás respetuosa y empática, te harás comprender y sobre todo, tendrás la precisión, las ideas claras y el ánimo para explicar bien. Esto es muy útil saberlo si puedes planificar reuniones por ejemplo en el colegio, en el trabajo o generar campañas de mercado.

Después viene el momentum de la luna llena, durante el cual debes cuidarte, pues la onda expansiva es tan grande que puedes hablar de más o agotarte en reuniones y “habladeras”. En este momento nos sentimos arrolladoras e hiperoptimistas, y también corremos el riesgo de ser intrusivas y hasta charlatanas, y no querrás quedar así ante nadie, ni dejar de cumplir cosas que habías ofrecido. Lo más adecuado es que utilices las dos fases que siguen para aclarar bien tus deseos y expectativas, así como reales posibilidades, para que lo que digas en luna llena no se quede solo en palabras.

Cuando esta energía empieza a descender, durante cuarto menguante, entramos en una época reflexiva y de balance, queremos meditar y pensar, antes que hablar… Es una excelente etapa para revisiones y discusiones idealistas, filosóficas o profundizar en los análisis y sentimientos. Estarás muy concentrada en tu interior y eso hará difícil que te conectes con el otro, por eso es necesario aclarar deseos, necesidades y rutinas para que todos alrededor puedan seguir comprendiéndonos. Si no te entienden, es muy probable que te molestes, porque no quieres lidiar con lo exterior si esto es vacío.

Cuando estamos en la época de poda o introspección (luna nueva) la comunicación no suele fluir adecuadamente hacia el exterior, porque el trabajo es profundo. Puede que digas cosas interesantes pero difíciles de comprender, porque tus sentimientos y palabras aún están tomando forma o serán muy personales. Es probable que sientas el impulso de hablar, pero ten cuidado. De hacerlo, escoge a una persona confiable, que conozca tu intención y sea respetuosa. Date tu tiempo, siente cuándo quieres hablar y verás que, efectivamente, será dentro de unos días y te sentirás como en primavera nuevamente.

En fin, todos sabemos que comunicar es un arte, pero también parte de este arte es la retórica vacía, los lugares comunes y las “cortesías” que te desvían de tus reales necesidades y las de los tuyos. Evita el drama, que es otro gran distractor muchas veces validado para obtener cosas. Cuida tu originalidad, y mantente sobre todo fiel a ti y a tu momento. Este ciclo existe para equilibrarte y poder pasar de solo acción a reflexión y profundidades. Obsérvate.

";